A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Only variable references should be returned by reference

Filename: core/Common.php

Line Number: 257

Juan Nepomuceno: Retratista bicentenario 

León, Guanajuato

Cultura, Identidad y Patrimonio

Juan Nepomuceno: Retratista bicentenario

Por Luis Meza   12/02/18

Este año se cumplen 200 años del nacimiento del mayor artista leonés del siglo XIX: un pintor de relevancia nacional cuyo nombre se inscribe al lado de los de Santiago Rebull y Hermenegildo Bustos: Juan Nepomuceno Herrera. De Herrera se admira no sólo sus altas virtudes técnicas, con un trazo refinado, un dibujo preciso y detallado y una gran austeridad cromática; sino también la gran profundidad psicológica que supo plasmar de sus modelos.

 

 

Pocos meses después de la incursión rebelde de Javier Mina en León y casi al mismo tiempo que en Europa Mary Shelley publicaba Frankenstein y Fernando VII disponía el reinicio de la construcción de lo que sería el Museo del Prado, en León nacía su mayor artista del siglo XIX: Juan Nepomuceno Herrera.

 

En la centuria que el arte mexicano vio aparecer a figuras como Juan Cordero, Santiago Rebull, José Salomé Piña y José María Velasco, Herrera fue una de las dos enormes y atípicas farolas plásticas que resplandecieron en el Bajío. La otra fue Hermenegildo Bustos.

 

Con una filiación pictórica neoclásica, Juan Nepomuceno Herrera es ubicado como uno de los mayores retratistas mexicanos de su tiempo. Gonzalo Obregón, el especialista que lo sacó de las tinieblas a partir de un artículo en la revista Artes de México en 1960, considera que el pintor leonés “superó por mucho a cualquier retratista mexicano en el periodo de 1840-1860”.

 

Hijo de Antonio Herrera y Eligia Romero, Juan Nepomuceno Herrera nació el 26 de mayo de 1818, en la todavía villa de León, que prosperaba gracias a la agricultura y la ganadería. La información sobre su vida y formación es sumamente escasa, toda vez que en esa época no existía en todo el estado ninguna academia de artes.

 

Ya sea que haya aprendido en León, en Ciudad de México, o lo más seguro, en la Academia de Pintura de Guadalajara, Herrera llegó a convertirse en un artista de gran aprecio en la región, siendo muy requerido por la alta burguesía para elaborar sus retratos y por el clero para varias comisiones de arte religioso. Son esas las dos vertientes básicas de su obra.

 

De Herrera se admira no sólo sus altas virtudes técnicas, con un trazo refinado, un dibujo preciso y detallado y una gran austeridad cromática; sino también la gran profundidad psicológica que supo plasmar de sus modelos, retratados siempre con una gran veracidad y un conocimiento profundo de las proporciones anatómicas.

 

El leonés no pareció en vida muy interesado en salir de su tierra natal. La totalidad de su obra fue creada en León, Celaya, Irapuato, León y San Miguel de Allende y fue apreciada casi exclusivamente por las familias para quienes pintó, hasta que Gonzalo Obregón comenzó no sólo a difundirla, sino también a coleccionarla. De ese acervo nacería años después el Museo de la Ciudad.

 

2018 será un año propicio para conocer y reconocer a Juan Nepomuceno Herrera, no sólo se conmemora el bicentenario de su nacimiento, sino también los 140 años de su fallecimiento, acaecido el 11 de febrero de 1878.


Historias Populares
Historias Recientes

Instituto Cultural de León

Oficinas Generales
Edificio Juan N. Herrera s/n
Plaza Benedicto XVI, s/n
Zona Centro
León, Guanajuato, México.

E-mail: prensaicl@gmail.com
Teléfonos: (477) 716 4301 - (477) 716 4899