Vivimos en un mundo ¿de ciencia o de ficción? 

León, Guanajuato

Ciencia, Educación y Tecnología

Vivimos en un mundo ¿de ciencia o de ficción?

Por José Gerardo Carpio Flores   03/01/20

El ser humano ha aprendido a volar como las aves, a nadar como los peces, a desplazarse a alta velocidad, a enviar su voz y su imagen a distancias impensadas, a apoyarse en conocimientos básicos para generar nuevos conocimientos y para soñar con otras realidades.

 

Durante los días 9, 10 y 11 de octubre de 2019, vivimos en León la experiencia industrial más importante y de mayor tamaño en la historia local. León, ciudad acostumbrada a congresos, convenciones y ferias de tecnología, no había congregado a tanta gente de la industria, el gobierno, la academia y la innovación de todos los niveles, el motivo: la Feria de Hannover, cuya temática central ‘Industria 4.0’ centró su exposición, mesas redondas, cursos, talleres y conferencias en la robótica, los negocios circulares, el Internet de las cosas, la realidad virtual, las ciudades inteligentes, las tecnologías sustentables, la realidad aumentada, la automatización al más alto nivel, y todo lo que viene producto de la cultura que privilegia la ciencia y la innovación; todo real, nada de ficción, incluidos los autos Tesla estacionados afuera del recinto ferial, capaces de transportarse de forma autónoma.

Entonces recordé que en 1964, después de visitar la Feria Universal de Nueva York, Isaac Asimov se animó a predecir cómo sería el futuro 50 años más tarde, y en un escrito de su autoría [1], que en su tiempo estaba más cerca de la ciencia ficción, encontramos entre otras cosas que en 2014:

Los aparatos no tendrán cables eléctricos ya que estarán alimentados por baterías de larga duración.

Se mostrarán películas en 3D y habrá filas de espera para verlas.

Habrá unidades de cocina para preparar ‘automáticamente’ comida.

Las computadoras miniaturizadas serán los cerebros de los robots; habrá robots en los pasillos de la Feria Mundial de 2014.

Funcionarán estaciones de energía solar.

Se diseñarán vehículos robot configurables para ir a un destino sin interferencia de conductores humanos.

Habrá dispositivos de conmutación para facilitar el envío de productos específicos hacia lugares concretos.

Las comunicaciones se convertirán en sonido e imagen; usted utilizará pantallas en las que verá y escuchará a la persona que le llama, incluso podrá estudiar documentos, fotografías y  leer pasajes de libros.

¿Asimov era un escritor de ciencia ficción o un científico que estaba al tanto de su época y de lo que estaba por venir? Asimov era doctor en Química y profesor universitario [2], por lo que disponía de conocimientos científicos sólidos, además que estaba interesado en hacer popular la ciencia, ambas condiciones coincidieron con el hecho de que en los años cuarenta y cincuenta del siglo XX, la ciencia ficción empezó a popularizarse en el mundo.

Hoy sería arriesgado anticiparnos 50 años para predecir el mundo de 2070, especialmente por la cantidad de adelantos que nos rodean y de los cuales no estamos seguros de lo que son. Con lo que sí podríamos arriesgarnos, es con la parte del presente que por un lado no es de la realidad física, pero no es de ficción, es decir, es verdadera en el mundo digital aunque no en el mundo físico: Inteligencia artificial, realidad aumentada, big data, machine learning, chatbots, blockchain, tecnología wearable, gemelos digitales, conducción autónoma... La innovación no siempre va de la mano de la tecnología, pero siempre marca un antes y un después [3]. 

Hoy agradecemos la existencia de sistemas para realizar verificaciones y transacciones seguras en Internet, ingrediente esencial en las iniciativas para coordinar, integrar y controlar eficazmente servicios urbanos, lo que apoya el desarrollo de ciudades inteligentes.

La tecnología que ‘viste’ al cuerpo, permite registrar lo que comemos, monitorear nuestro ritmo cardiaco, avisarnos si estamos estresados, llevar nuestro plan de salud, y además forman parte de nuestra imagen porque los llevamos puestos: relojes, zapatos, lentes o arracadas, y  saben cosas de nosotros que nosotros deberíamos conocer.

La nanotecnología hace posible partículas invisibles a nuestra vista normal para combatir células cancerígenas, a la vez que se hacen microprocesadores más rápidos que consumen menos energía o baterías 10 veces más duraderas o placas solares que rinden el doble.

Los chatbots se han perfeccionado y se han mezclado en nuestras vidas ejerciendo labores relacionadas con atención a clientes: preguntan, responden, conversan y hacen nuestra vida más fácil.

A principios de 2019 asistí a una escuela preparatoria para conocer su nuevo modelo educativo, para mi sorpresa, la presentación estuvo a cargo en una buena parte del tiempo por estudiantes, y para mi mayor sorpresa, dos de ellos en forma de hologramas se dirigían a nosotros presentando y respondiendo cuestionamientos como si estuvieran presentes, su imagen parecía flotar en una zona del escenario. Ahí mismo nos enteramos que jóvenes de 15 años y menos, participan en competencias mundiales, diseñando, construyendo, programando y compitiendo con robots en eventos de talla mundial donde las ciencias, la tecnología, la innovación y el medio ambiente son primordiales. ¿Robótica para niños?, ¿jóvenes virtuales?

Por  las mismas fechas, una compañera de trabajo cuyo hijo estudia en Alemania, se comunica con él utilizando su computadora y puede verlo, escucharlo, revisar junto a él documentos y mantenerse en contacto casi como si lo tuviera frente a ella, todo por el precio de su paquete de Internet. Por cierto, se transfieren dinero utilizando un servicio de cobro instantáneo y multi divisas.

Uno de mis conocidos está preocupado porque su reloj inteligente le pide que se ponga en movimiento porque de acuerdo con su plan de salud debe ejercitarse, me señala que en estos tiempos los relojes saben más de nuestra salud que nosotros mismos. Incluso sus suscripciones en YouTube son capaces de mostrarle videos sobre la forma de preparar alimentos sanos que él mismo no podría conocer.

En la ciudad que vive usted o algún conocido, ¿es posible alquilar una bicicleta o un patín utilizando su teléfono?, ¿se puede pagar el estacionamiento, la comida, el cine, los boletos de transporte o algo cotidiano sin usar monedas ni billetes?, ¿existen negocios del entretenimiento o de comercios con experiencias en 3D o en 4D?,  ¿alguna escuela ofrece carreras como ciencias biomédicas, negocios virtuales, inteligencia artificial o nanotecnología?, ¿las empresas e instituciones están desarrollando una cultura para las industrias 4.0 o 5.0?

Sobre esto último, en México se prepara el escenario de la industria de nueva generación: Inteligencia Artificial, Realidad Virtual, Realidad Aumentada, aprendizaje por las máquinas, robótica, nanotecnología, ciudades inteligentes, internet de las cosas, vehículos autónomos.

Todo lo anterior es tema de realidad, no de ficción, y es producto del talento humano, pero de ese talento basado en conocimientos sólidos y con el apoyo de múltiples áreas de la ciencia y de la tecnología. 

No todo está al alcance de todos, por eso para algunos es más tema de ficción que de realidad, y es que la mayoría de lo moderno pertenece al mundo digital, es decir, al mundo de lo intangible, de lo real pero a la vez de lo virtual, ¿contradictorio?, ¿cómo saber de algo, si ese algo sólo existe en el mundo digital? 

Nos esperan muchos más cambios en el corto tiempo, ¿estamos preparados?

José Gerardo Carpio Flores. Dedica sus esfuerzos profesionales a preparar ingenieros en el Tecnológico Nacional de México, ya que desde hace tres décadas imparte cursos, talleres y conferencias en el Tecnológico Nacional de México en León. Obtuvo el título de Ingeniero en Sistemas Computacionales en el Tecnológico de León y realizó estudios de maestría en Ciencias Computacionales en el Tec de Monterrey Campus Monterrey. Colabora adicionalmente con organizaciones públicas y privadas en áreas de planeación estratégica, integración tecnológica, calidad total y desarrollo humano.  

Referencias

[1] Isaac Asimov. (1964). Visit to the World's Fair of 2014. Octubre, 2019, de The New York Times Sitio web: https://archive.nytimes.com/www.nytimes.com/books/97/03/23/lifetimes/asi-v-fair.html

[2] Miquel Barceló García , Ciencia y Ciencia Ficción, Revista Digital Universitaria, Vol. 6 número 7, UNAM, 2005

[3] Te acercamos cómo nos ha cambiado la vida la innovación (s.f.) Iberdrola. https://www.iberdrola.com/innovacion [octubre, 2019].

 


Historias Populares
Historias Recientes

Instituto Cultural de León

Oficinas Generales
Edificio Juan N. Herrera s/n
Plaza Benedicto XVI, s/n
Zona Centro
León, Guanajuato, México.

E-mail: prensaicl@gmail.com
Teléfonos: (477) 716 4301 - (477) 716 4899