A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Only variable references should be returned by reference

Filename: core/Common.php

Line Number: 257

100 razones para amar Japón 

León, Guanajuato

Cultura, Identidad y Patrimonio

100 razones para amar Japón

Por José Luis Rojas Aldana | Fotografía Julieta Lara   27/11/18

Japón es un país fascinante por su cultura, tradiciones, estilo de vida, tecnología e influencia mundial. Es por eso que desde hace años existe la tendencia llamada ‘japonismo’, haciendo referencia al gusto generado por la cultura nipona que a diario gana seguidores y está más presente alrededor del mundo.

Con un extraordinario misticismo, Japón nos atrapa en su cultura con sus geishas, dinastías y samuráis, algunos de los elementos que más se reconocen en occidente de la cultura nipona; pero hoy quiero llevarte a viajar dentro de lo tradicional de este país y darte a conocer lo que a muchos ‘japonistas’ nos hace amar al país del Sol naciente.

En cuestión de creencias, la mayoría de los japoneses se han declarado budistas o sintoístas. En el sintoísmo no se manejan libros sagrados, ni fundadores, se basan principalmente en la adoración a los dioses ‘Kami’, los cuales tienen su origen en fenómenos como la lluvia o el viento, en conceptos de misericordia, fertilidad y en astros como la luna y el sol. Por otro lado el budismo tiene su origen en la India, basado en las enseñanzas de Buda, Gautama Siddharta pues más que una religión, es una filosofía o un modo de vida.

La ceremonia del té es una las costumbres que mejor representan la ‘esencia de lo japonés’, bajo la influencia del budismo zen, se basa en conceptos como la armonía, el respeto, la pureza y la tranquilidad.

Mediante el arte del Ikebana, que significa “colocar flores” siguiendo normas estéticas específicas y que está íntimamente ligado a la veneración a la naturaleza, Japón nos muestra cómo apreciar la simplicidad y refinamiento en los movimientos que simbolizan la verdadera belleza.

En su caligrafía nos muestran lo refinado y preciso de sus movimientos al escribir cada caracter o kanji sin pausa, siguiendo el orden de un trazo específico.

Basta con mirar el paisaje que te regala el pacífico Monte Fuji, la montaña más alta de Japón, o pasear por Kioto, la ciudad de las geishas y las maikos, quienes portan la vestimenta tradicional, el kimono, que literalmente significa “lo que se lleva puesto”.

 La UNESCO declaró patrimonio de la Humanidad majestuosos lugares en Japón, como el Castillo Himeji, uno de los más impresionantes del mundo, conservado desde la Edad Media; Nikko donde se encuentra el Templo de Toshogu, conocido como el santuario de los tres monos sabios y considerado como tesoro nacional;  Miyajima, una isla llena de magia poseedora de uno de los lugares más destacados y sagrados: el Santuario de Itsukushima, construido parcialmente sobre el mar. Cerca de éste encontrarás Hiroshima, una ciudad marcada por su historia y al sur de Kyoto está Nara, que resguarda el templo Todaiji que en su interior alberga el espectacular Gran Buda de Nara; cerca del templo puedes admirar la belleza del parque lleno de ciervos, templos y jardines.

Tokio representa a la perfección la dualidad que existe en Japón para conservar su cultura tradicional y el visible avance tecnológico, con sus templos, rascacielos, tradiciones, tecnología de última generación y lugares de la moda más extravagante como Shibuya.

La comida también puede llegar a ser fascinante, las delicias gastronómicas son cuidadas con extremo detalle, cada platillo posee sus cualidades reflejadas en una dieta extremadamente nutritiva y equilibrada, a lo que muchos atribuyen la envidiable longevidad de sus habitantes. Siendo el país con mayor cantidad de adultos mayores de 100 años y con una de las esperanzas de vida más alta.

Japón no es sólo sushi e incluso este popular platillo no es tan consumido, los japoneses disfrutan más de un plato de fideos como el udon, las nutritivas bolas de arroz onigiri, los llamativos diseños del bentõ, con sus formas elegantes y hasta formas de personajes de ánime, sin olvidar el clásico ramen que si bien, los fideos no son originalmente de Japón, éste es uno de los platillos más consumidos.

Las temporadas del año colorean a Japón con una riqueza de atractivos naturales; en primavera puedes apreciar los famosos cerezos en flor y la sensible manera en que caen sus pétalos; en verano llega el sol invitando a disfrutar del mar, las tradicionales exhibiciones de fuegos artificiales o el hanabi del río Sumidagawa, las carrozas iluminadas del festival Nebuta Matsuri en Aomori; el otoño ofrece paisajes teñidos de un colorido natural rojizo, naranja y amarillo, con un entramado de árboles tan diversos como los arces y ginkgos; finalmente, en invierno la llegada de las grullas sobre la tierra nevada son motivo de admiración desde la antigüedad, siendo Hokkaido el lugar ideal para disfrutar del Festival de Nieve de Sapporo, o el Festival de las Linternas de Nieve en Aomori.

Sea cual sea la temporada, Japón siempre tiene algo con qué maravillarte e inclusive a inspirarte a escribir un haiku, un poema breve basado en la emoción del momento, en el asombro, en nuestra conexión con la naturaleza y en la inspiración que Japón ha regalado a todo el mundo.

Texto publicado originalmente en Revista Cultural Alternativas 100. 100 razones para amar Japón. 


Historias Populares
Historias Recientes

Instituto Cultural de León

Oficinas Generales
Edificio Juan N. Herrera s/n
Plaza Benedicto XVI, s/n
Zona Centro
León, Guanajuato, México.

E-mail: prensaicl@gmail.com
Teléfonos: (477) 716 4301 - (477) 716 4899