A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Only variable references should be returned by reference

Filename: core/Common.php

Line Number: 257

De cómo la India conquistó al mundo (parte I) 

León, Guanajuato

Cultura, Identidad y Patrimonio

De cómo la India conquistó al mundo (parte I)

Por María Luisa Vargas San José   18/10/18

Hace casi 400 años que la India conquistó a Inglaterra. Sigilosa y sensualmente los indios educaron a los más pobres y reaccionarios de los paladares europeos. Los ingleses del viejo régimen colonial, pálidos y arrogantes Sahibs, acabaron rindiéndose a los pies de las originales y portentosas combinaciones de las especies indias que, desde siempre han conmovido al mundo entero y que dentro de su cocina autóctona alcanzan la perfección.

 

El hambre de pimienta, canela, clavo, jengibre, cardamomo y anís estrella que Europa tenía, guió el olfato comercial de la compañía de la Indias Orientales hasta Surat, en las cercanías de Bombay (Mumbay) en el ya lejano año de 1608. Cuando en la costa de Malabar y Madrás los británicos arrebataron el comercio a los portugueses y se sentaron a la mesa de los emperadores mongoles de Calcuta y Bengala y probaron el Kegeree de arroz con lentejas y cebollas, los mangos en escabeche, la estimulante nuez de la areca  (palma) y el agradable gusto de las semillas de betel, que perfumaba la boca y ayudaba a la digestión de nuevos platillos… comenzó una lenta pero irrefrenable conquista que aún no ha terminado.

Para 1612 Inglaterra todavía no olvidaba la vieja cocina medieval en donde los platos de los muy ricos se colmaban de pasteles de carne especiados con cominos, alcaravea, jengibre, nuez moscada y canela, así que es muy posible que las aves al estilo Dampukht, (plato de arroz muy aromático guisado con mantequilla, verduras y diversas carnes o mariscos, almendras, pasas y azafrán; laurel, canela, clavos de olor; cardamomo, anís estrella, y nuez moscada o macis) hayan podido evocar los sabores del paraíso perdido pero felizmente encontrado en “festines que se prolongaban durante horas, hasta el punto de que se servía café entre plato y plato para dar reposo al estómago” (Burton, 1999.26)

Con más de 50 platillos diferentes podía el Asaph Chan agasajar a los representantes de la Compañía de las Indias Orientales; prodigios orientales como los que Sir Thomas Edward Terry, en total arrebato gastronómico, recuerda en sus memorias (A voyage to East India):

“El Asaph Chan recibió a mi señor Embajador en una tienda muy espaciosa y bellamente decorada, donde el olor a los más variados perfumes fluía por doquier […] y cada uno de nosotros tenía su propia cuantía de platos. El Embajador tenía diez platos más que nuestro anfitrión, y yo tenía diez menos que este último, aunque por mi parte contaba con cincuenta platos. Nos sirvieron todos ellos a la vez, […] nos servían uno detrás de otro, y probé de todos y cada uno de ellos. […] En cuanto al contenido de nuestros recipientes, todos ellos estaban colmados con arroz bellamente presentado […] Chutneys preparados con jaleas de frutas ácidas, arroces blancos, azafranados, verdes o color púrpura; jaleas de mil sabores, coolies; arroz molido hasta adquirir la apariencia de la harina y luego hervido y endulzado con azúcar, caramelo y agua de rosas para tomar frío. El arroz mezclado con almendras dulces, partidas en los trozos más pequeños imaginables y con algunas de las partes más carnosas de la gallina, guisadas con el arroz y más tarde, con la carne cortada en trozos tan pequeños que no podían distinguirse, todo endulzado con agua de rosas y azúcar caramelizado y perfumado con ámbar gris […] (Burton, 1999.26)

Así no hay quien pueda resistir, el conquistador acaba conquistado y además agradecido. Admirables maneras tienen los pueblos para conseguir la sobrevivencia de su cultura frente a la hegemonía que se les viene encima.

¡Honor a la India inmensa y fecunda, perfumada e invencible!

Busca la receta recomendada en la edición 100. 

 

*Para saber más: Burton, David, 1999, Ed. Zendera._Zariquey. Barcelona

 

Texto publicado originalmente en Revista Cultural Alternativas 99. Agua la boca - De cómo la India conquistó al mundo (parte I). 


Historias Populares
Historias Recientes

Instituto Cultural de León

Oficinas Generales
Edificio Juan N. Herrera s/n
Plaza Benedicto XVI, s/n
Zona Centro
León, Guanajuato, México.

E-mail: prensaicl@gmail.com
Teléfonos: (477) 716 4301 - (477) 716 4899