A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Only variable references should be returned by reference

Filename: core/Common.php

Line Number: 257

Cuerpos disidentes 

León, Guanajuato

Cine y Escénicas

Cuerpos disidentes

Por Lola Perla Performancera    02/10/18

Desde la antigüedad, el cuerpo ha sido utilizado para ser y hacer arte; tiene la maravillosa capacidad de ser lienzo y herramienta. Quienes se dedican a hacer performance tienen claro este ideal e incluso hay quienes van más allá y hacen de él un instrumento para reflejar aquello de lo que adolece la sociedad.

Reportera: Buen día Lola Perla, gracias por compartir con nosotros un poco de tu trabajo, pero comencemos por lo básico, cuéntame ¿qué es performance?

Lola Perla: Es algo complejo definirle, sobre todo cuando no sólo escribes o teorizas sobre ella, sino que la creas. Performance es un término en inglés que se traduce como actuar-ejecutar; entendiéndola así, varias artes son performances como performance art (arte-acción), live art (arte corporal) o body art (arte efímero).

Un ejemplo ordinario para reconocerla sería diferenciarla del teatro, pues en éste se hace como que sangras y en la performance sangramos, por eso se le llama ‘arte en vivo’, pero no todas las artistas sangran, por eso esta concepción es bastante debatible.

R: Y ¿cuál es su origen?

LP: Se plantean sus orígenes entre 1950 y 1970, y se ha insertado en diversos movimientos artísticos llamados vanguardistas como: futurismo, dadaísmo, surrealismo y fluxus. Desde la academia producida en la Ciudad de México algunas artistas feministas burguesas le suelen ubicar entre los 20’s y 30’s; pero sabemos que en las culturas que nos anteceden ya había estas expresiones artísticas corporales como mutilaciones dentales, modificaciones craneales, pintura corporal, perforaciones, suspensiones.

En la calle, hay una gran cantidad de personas que ni siquiera son referentes en estos ámbitos y no le nombran performance, sino trabajo en un semáforo, afuera de un templo, en el transporte público, etcétera.

Además, también están aquellos que consideran que performance no es arte.

R: Referente a esto, ¿tú crees que es arte?

LP: En particular, lo que hago de performance no es sólo arte, sino Arte Transfeminista.

R: Entonces, ¿eres de esas feministas que odian a los hombres?

LP: Cuando odio, odio en general, seas el ‘bicho’ que seas, pues para mí, el mundo no se divide sólo en mujeres y hombres.

Considero importante precisar que él o los movimientos feministas ponen en cuestión el orden cultural establecido, criticamos la cultura en que vivimos y por eso es un proceso de desaprendizaje que puede ser altamente peligroso para las masas, sobre todo porque tiene el poder de transformar las mentalidades sumisas, entonces conviene generar aversión.

R: Durante la charla me comentaste que quizá aquí en León no muchas personas conocen el arte transfeminista, ¿de qué trata?

LP: Es arte para ‘monstruos’, es un movimiento artístico-político que para mí cuestiona y transforma los poderes; a veces de forma sarcástica visibiliza realidades ‘incómodas’, temas que se quieren mantener ocultos o que han sido mediatizado. Se expresa por y mediante identidades políticas.

Quienes nos desidentificamos con el racismo, las fronteras, la heterosexualidad, la normalización de los cuerpos, entre otras cosas, generamos estrategias creativas de pensamiento crítico personal y social. El “Do It Yourself” (DIY o hazlo tú mismo) forma parte de nuestras herramientas de acción y modo de autogestión de vida.

R: Ok, entonces eres partidaria de este movimiento artístico.

LP: No me encasillo en uno, me sirvo y relaciono con otros movimientos, feministas o no. Mi producción artística está vinculada a la ruptura de dogmas, una gran parte de mis acciones cuestionan conceptos, formas de vida, estructuras.

La mayoría de performances que he creado objetan la invención de la locura, están relacionados a crear tu propia ley corporal, políticamente le llamo ‘canalidad’ o ‘mediumnidad’, pues devengo de mujeres canales que forman parte de mi genealogía performancera.

R: Definitivamente esto último suena muy interesante, ¿podrías explicarnos un poco más?

LP: Se trata de mujeres de las que aprendí a permanecer en el mismo cuerpo y transformarte o proyectar otras identidades, ejemplo de ellas son Bárbara Guerrero o ‘Pachita’, de quien Alejandro Jodorowsky fue aprendiz, el Niño Fidencio, la Santa de Cabora, entre otras, quienes desde los 20’s y 40’s, realizaban prácticas de sanación que desde la psiquiatría o la biomedicina occidental se patologiza y diagnostica como esquizofrenia; es decir que los dones pasan a ser considerados enfermedades mentales.

En la historia del arte occidental se conoce como Art Brut, Outsider Art o Arte Marginal a las obras que pertenecen a personas hospitalizadas en psiquiátricos, autodidactas y canales o médiums.

R: Hablando de tu genealogía, ¿naciste aquí, en León?

LP: Sí, nací aquí, pero a los 17 años migré a la Ciudad de México y desde entonces he vivido en diferentes lugares, lo último que intenté fue Canadá, pero me deportaron. A partir de ahí creé ‘De portada’, una videoperformance en el que trabajo junto con Su.art y el actor Emiliano Soto. La ‘video’ la grabamos en León y está disponible en mi canal de Youtube.

R: Platícanos más de esta unión que tienes con la performance, ¿cuándo empezaste a realizarla?

LP: Mi primera performance fue ‘24-24’, una intervención callejera sobre cambios sociales presentada en 24 semáforos, el 24 de diciembre de 2009. La primera sesión de fotoperformance fue ‘Cuerpo Roturado’, en el 2011, y la primera videoperformance fue ‘Mano Puerca’, en 2012.

R: ¿Podrías hacer un recuento de los temas de tus performances donde el cuerpo ha estado presente?

LP: Comencé en la performance ritual callejera con cambios sociales, después realicé performance por el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo; luego, en el 2012, creamos un grupo de performance llamado ‘transartivistas’, con el cual realizamos performances en las calles más concurridas de la Ciudad de México. También he creado en torno a la defensa del territorio, ironizo sobre diferentes fobias corporales-sociales, he realizado performances rituales con sangre menstrual y sin ella, en contra de los feminicidios e infanticidios, por la descolonización del cuerpo desnudo.

Después quise sacudirme tanta muerte y crear en torno a la vida, la fuerza, la sensualidad, el placer de lo escatológico repensando la muerte.

Generalmente elaboro juegos políticos y transformo la filosofía en arte corporal-existencial, principalmente cultivando la relación conmigo misma, para así generar intercambios artísticos y sociales con contenido crítico, armonizo mis prácticas artísticas con aquello que hay en mí, con lo que sucedió históricamente.

R: Cuéntanos alguna performance que hayas hecho en León

LP: En 2014 o 2015, aquí en la Plaza Fundadores convoqué a participar como performers a personas que no lo habían hecho antes; les llevé una lista de testimonios sobre violencia para que cada quien eligiera uno y trabajarlo. Fue una performance con varias piezas, éramos cinco adultas y dos niños, duró alrededor de dos horas y media, y la mayoría de las personas que lo presenciaron se quedaron de inicio a fin. Me sorprendió el interés. 

R: ¿Tienes alguna performance que haya generado más controversia?

LP: Varias, pero mencionaré la penúltima pieza que realicé en la Ciudad de México, el año pasado. Le puse ‘Sangre luchadora’, aunque la renombraron como ‘El Lolazo’, lo cual me encantó.

Fue muy interesante por todas las denuncias implicadas en la acción, los antecedentes que influyeron para crear la pieza y la reacción. ‘El Lolazo’ dejó entrever el tabú que aún existe entre quienes esencializan la menstruación y la consideran violenta, la fobia al Sida y al VIH (lo cual expresaba una completa desinformación sobre el tema), y la manipulación de la información.

Mi obra trascendió el tiempo, el espacio de acción y las fronteras, pues artistas de otros territorios me invitaron a participar en proyectos interesantes; me surgió más trabajo artístico fuera de México.

R: ¿Cuáles supones que fueron los detonantes que corporalmente te indujeron al performance?

LP: Además de la canalidad, mis primeros aprendizajes fueron de mi contexto más cercano, más popular y comercial, donde las performances en la música han sido fundamentales. Generalmente tenemos acceso a muchos universos artísticos, la casa, la escuela, el trabajo y la calle son espacios que influyen en la construcción de cómo pensamos, actuamos, vivimos, de la información que recibimos, cómo la recibimos o no. He preferido buscar, investigar aquello que me interesa más allá de lo que se dice.

R: ¿Recientemente has hecho performance en León?

LP: No, pero sí lo contemplo, siempre que voy al Centro me fascino con tanto performer, el que está al lado del templo con una túnica blanca o amarilla, un mago que hace de estatua, el que toca una flauta peruana y al mismo tiempo que toca la guitarra titiritea, hay varias personas con diversidad funcional.

R: Para despedirnos, ¿en qué estás actualmente?

LP: Disfruto trabajar en varias cosas, como te comento soy artista e investigadora, pero también hago muchas otras cosas. Una parte de mí está obsesionada en aprender más de performance y también estoy clavada en el ‘arte transfeminista, descolonización y locura’, investigo de forma independiente sobre locas de antaño, también armé un catálogo sobre ‘Locas Artistas-México’, el cual se puede consultar en la plataforma de Issu. Estoy con varias publicaciones sobre estos temas y próximas performances en vivo y el próximo año comienzo con la gestión para la curaduría y a realizar exposiciones.  

 

Lola Perla Perfomancera: Artista-investigadora, antropóloga física y pedagoga corporal radical. Tiene publicaciones en libros y revistas sobre cuerpo, arte y performance. Compiladora de “Locas Artistas-México” consultable en Issu. Su obra de performance, fotoperformance y videoperformance se ha presentado en México, Ecuador, Argentina, España, E.U.A., Costa Rica, Colombia y Brasil.

Texto publicado originalmente en Revista Cultural Alternativas 98. Cuerpos disidentes.  


Historias Populares
Historias Recientes

Instituto Cultural de León

Oficinas Generales
Edificio Juan N. Herrera s/n
Plaza Benedicto XVI, s/n
Zona Centro
León, Guanajuato, México.

E-mail: prensaicl@gmail.com
Teléfonos: (477) 716 4301 - (477) 716 4899