A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Only variable references should be returned by reference

Filename: core/Common.php

Line Number: 257

El arte de colorear fuera del marco 

León, Guanajuato

Arte y Tendencias

El arte de colorear fuera del marco

Por Tania Pérez   16/03/18

El color de una exposición no está sólo en las piezas que se exhiben, también lo encontramos en sus paredes, mamparas y demás elementos que acompañan el guión curatorial, si la selección cromática es errónea puede arruinar la muestra.

Hablar de color en una exposición nos lleva inmediatamente a pensar en las obras que se exponen pero, incluso antes de que éstas lleguen al museo o galería, se debe planear minuciosamente el rediseño y ambientación de cada sala.

Esto lo sabe muy bien Jesús Adame Velázquez, responsable de museografía de Mi Museo Universitario De La Salle (MIM).

“Me encargo de todo lo que involucra la planeación, gestión y producción de las exposiciones en el ámbito museográfico, ¿qué es? es la iluminación, instalación, procurar y cuidar lo que se va a exhibir y cómo se va a exhibir”.

Atender cada detalle de estos aspectos es fundamental porque cualquier error puede opacar las obras. Para evitar fallas se necesita conocer y analizar algunos elementos importantes como: la lista de piezas, el guion curatorial, tener en cuenta la duración de la exposición y la planeación museográfica, o sea, el espacio y el público meta.

Una vez que se tiene esta información, se piensa en qué tipo de luces se necesitarán, qué divisiones serán o no útiles, qué elementos acompañarán la exhibición y con qué gama cromática se revestirán las paredes para enfatizar las obras y su concepto.  

“El color es fundamental en cualquier espacio y hablando de un espacio museístico o relacionado con la museografía es prácticamente una base porque los muros, las mamparas o los elementos museográficos con los cuales nos apoyamos son esos lienzos o espacios que van a resaltar o ‘matar’ la obra”.

Pensando en estos detalles, el interior del MIM cambia radicalmente con cada exposición. De un color verde botella en combinación con gris, para dar sobriedad a El arte de la devoción en la obra de Hermenegildo Bustos, cambió para su actual muestra, y dos de sus salas lucen colores ‘chillantes’, como diríamos en México.

Los visitantes de la exposición J.N.H. Un pintor desconocido, que estará hasta junio, son recibidos con un gran retrato de este artista leonés en blanco y negro, y una vez adentro de la Sala Flexi, los colores marcan la ruta que se debe seguir.

“La parte que te tiene que llamar la atención desde que entras es el muro amarillo, entonces está más iluminado, el mismo color te llama, no hay posibilidad que no lo veas y en la parte central, el marco te hace resaltar el cuadro que es el protagonista”.

Para que este plan colorimétrico funcione, por primera vez se desinstaló una mampara que dividía en dos ésta, la sala principal del MIM, con el objetivo de despejar el espacio y ampliar el campo visual.

Este intenso tono de amarillo que sobresale es equilibrado con una pared azul en donde se expone una línea del tiempo con textos en blanco y señalética rosa y, con tres ampliaciones oscuras que resaltan detalles de algunos de los cuadros de la exposición.

En planta baja, aunque continúa la muestra, el diálogo es distinto, por eso en la Sala B, donde antes había un blanco total con luces frías que simulaba el ambiente de un laboratorio, ahora las paredes en las que cuelgan las obras sacras y retratos hechos por Juan Nepomuceno son azules y rosas.

“Contrastan mucho pero le resta solemnidad y se vuelve amigable y sí, te produce una resistencia porque no es un color al que estamos acostumbrados a percibir”.  

Estos cambios radicales, que logra el color con ayuda de la iluminación y la ambientación con material museográfico, tienen dos objetivos principales: conseguir que los visitantes recurrentes redescubran un mismo recinto y aquellos que no son asiduos encuentren en el museo un lugar envolvente, interesante y atractivo.

“El museo, para mí, es un espacio mágico, es un espacio que te saca de la realidad, del mundo en el que te desenvuelves de manera cotidiana”.

Con todo el trabajo que hay detrás de cada exposición, será meritorio que la próxima vez que visites una exposición, además de detenerte a ver los detalles de una pintura u observar detenidamente una pieza escultórica, te des el tiempo de analizar el ambiente creado en cada sala.

Texto publicado en la Revista Cultural Alternativas. El arte de colorear fuera del marco.

 


Historias Populares
Historias Recientes

Instituto Cultural de León

Oficinas Generales
Edificio Juan N. Herrera s/n
Plaza Benedicto XVI, s/n
Zona Centro
León, Guanajuato, México.

E-mail: prensaicl@gmail.com
Teléfonos: (477) 716 4301 - (477) 716 4899