A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Only variable references should be returned by reference

Filename: core/Common.php

Line Number: 257

Cine desde las sombras 

León, Guanajuato

Cine y Escénicas

Cine desde las sombras

Por Juan Ramón Velázquez   01/12/17

Para muchos cinéfilos exigentes, como es el caso del escritor de esta columna, resulta denigrante que los nuevos directores de cine de terror apuesten más por el elemento sorpresa, por los sonidos exagerados y las historias trilladas que por las tramas que encierran misterio y que buscan desasosiego en el espectador. Por desgracia, parece que seguimos anclados a la nostalgia. 

 

Octubre es el atardecer del año. Si los crepúsculos son horas de magia en el día, también lo son en el año. Se empieza a sentir un cambio en el ambiente. Los vientos limpian el cielo, dejando ver lunas memorables. La luz cae con más gentileza sobre los tejados, se empieza a sentir el frío por las noches. Todo esto me ha hecho creer que octubre es especial para dedicarse a ver películas de terror.

Esta vez comencé con un clásico sin falla: Häxan (Christensen, 1922). La recreación meticulosa de imaginería brujil y demoníaca produce una sensación de terror muy especial. No se trata del vulgar sobresalto en que se basa el género hoy en día, sino de un efecto parecido a un narcótico, que induce un pánico permanente hacia las cosas. El entorno se transforma, las sombras cobran contornos reconocibles, los ruidos y las fantasías se confunden en una parálisis casi total del raciocinio. Pero aun así, no podemos despegarnos de la pantalla. El hechizo ha surtido efecto; nos hemos hecho adictos a lo mismo que nos daña.

 

 

La misma dignidad oscura habita algunos thrillers de Hitchcock, los momentos más inquietantes de Kubrick y las pesadillas de Polanski. Esa elegancia se ha perdido casi por completo en el terror que se estrena frecuentemente en las salas comerciales. Lo que hoy se busca es la velocidad y la sorpresa. Igual les saldría a los espectadores comprarse boletos para una buena montaña rusa. Por desgracia, las industrias del cine no son conscientes de que el género de terror es uno de los más altos cuando se logra, y uno de los que con más facilidad se desbarrancan hacia lo grosero cuando se hace con desgano.

Antes de ver Häxan vi en una función nocturna la sensación del momento: It (Muschietti, 2017) . Sufro el mismo mal de casi toda mi generación, educada con la televisión abierta mexicana en los noventa. Las imágenes de Tim Curry como el payaso Pennywise en la primera adaptación que se hizo de la novela de Stephen King están marcadas en mi fantasía. No recuerdo casi nada más, lo cual no habla bien de ella. Tampoco me dan ganas de volverla a ver, pues no acostumbro ver demasiadas películas para televisión de hace más de veinte años.

El remake me hizo entender o confirmar varias cosas. Confirmé que los estudios creen que sus públicos se componen por perezosos mentales, siempre lo han creído y siempre lo creerán. Entendí que mi generación es una audiencia muy poco exigente que se traga sin protestar cualquier cosa si se la presentan forrada de nostalgia. Estamos en medio de una generación de jóvenes entregados a la nostalgia de tiempos que apenas recuerdan o ni siquiera conocieron.

La película no es más que una sucesión de pequeños cortrometajes amateur (hechos con mucho presupuesto) de lo que ahora se entiende por "susto": una figura terrible hecha con tecnología informática que salta sobre nosotros desde la pantalla acompañada por un estruendo. Muchas veces se ahorran el monigote y nos dejan sólo con el estruendo, supongo que por razones económicas. Y luego de todo eso, ¿qué nos queda? No mucho. La sensación de haber atestiguado cómo el mercado y sus analistas se han convertido en el nuevo ídolo que dicta los caminos del arte y de la existencia; cómo el contacto permanente con las marejadas de humanidad virtual nos ha nublado toda capacidad crítica y ensordecido la individualidad.

Por fortuna el cine es un medio que trata de congelar el tiempo, y todavía podemos ver y volver a ver, las veces que queramos, los pánicos deliciosos de algo tan portentoso como Häxan, aunque sea para quitar el mal sabor de boca.

 

 


Historias Populares
Historias Recientes

Instituto Cultural de León

Oficinas Generales
Edificio Juan N. Herrera s/n
Plaza Benedicto XVI, s/n
Zona Centro
León, Guanajuato, México.

E-mail: prensaicl@gmail.com
Teléfonos: (477) 716 4301 - (477) 716 4899