A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Only variable references should be returned by reference

Filename: core/Common.php

Line Number: 257

Juan Carlos Rulfo, México está por verse 

León, Guanajuato

Cine y Escénicas

Juan Carlos Rulfo, México está por verse

Por Christian Vilches-Lizardi    16/06/17

Para la mejor comprensión de un artista, siempre es útil saber algunas referencias contextuales e históricas. El objeto de este artículo es precisamente acercarnos a un documentalista cuya virtud reside en dar la sensación de franqueza y confianza en sus personajes: Juan Carlos Rulfo, quien logra darnos entrañables fragmentos de un México entre el olvido y el no me acuerdo. 

 

Hablamos de Juan Carlos Rulfo, quien se ha autodenominado como un “metiche profesional”, pues es alguien que se entromete, que se enrola y dialoga con la gente por una curiosidad genuina. Hijo del escritor Juan Rulfo, ha tenido una labor significativa lejos de alguna posible sombra familiar.

Juan, hijo de Juan

Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Aparicio, más allá de compartir cinco de los seis nombres con su padre, hay entre ambos un doble fondo en el cual tenemos que detenernos a pensar. Por una parte se trata de su relación padre-hijo, la cual tuvo matices de una relación común de familia, con la excepción de que el padre recibía llamadas y cartas de gente como Gabriel García Márquez o Juan José Arreola.

Por otro lado se encuentra la relación que tuvo el hijo con el ‘Juan Rulfo figura pública’, al que al día de hoy sigue enfrentando desde la perspectiva del otro, de los artículos que se hacen sobre él y sobre el análisis de su obra.

El cineasta, Juan Carlos, encontró en la imagen una narrativa distinta a la de las letras. Eso y una personalidad más abierta, le dieron al hijo la oportunidad de desligarse en lo profesional del quehacer emblemático del padre. Curioso fue que en la escuela, un día, le dejaron de tarea leer a su padre y hacer un análisis (como a cualquier otro mexicano). Por esa obligatoriedad  fue que conoció la literatura del mítico Juan Rulfo.

Hay una clave característica de la obra fílmica de Juan Carlos, y ello es algo que se percibe a leguas que aprendió de su padre: El escuchar y en ese tono siempre busca con su cine lograr una comunicación; el contexto siempre fue la primera referencia para crear y contar con “lo tuyo” de una manera que conquiste.

Hay que crear volteando a nosotros y contar cuentos sobre nosotros mismos, porque no podemos esperar que el otro venga y lo haga

El primer trabajo documental para su tesis del Centro de Estudios Cinematográficos lo realizó cuando viajó al sur de Jalisco y conoció al señor Jesús Ramírez, alias el Motilón, un viejo de 80 años al que le preguntó sobre sus abuelos y su padre. Más allá de la simple anécdota, descubrió que el mismo entrevistado se volvía un personaje. Ahí aprendió a escuchar a la gente y a descubrir el oficio de hacer cine documental. Este viejo se transformó en el abuelo Cheno y así nació su primer trabajo documental: ‘El abuelo Cheno y otras historias’.

Esta película de cortometraje representa un paso importante para concretar su primer proyecto largo: ‘Del olvido al no me acuerdo’, donde su enfoque se inclinaba más por la “no información” de cuando los entrevistados no recordaban quién había sido Juan Rulfo y sus abuelos, el que vivió y caminó el mismo llano jalisciense.

La anécdota cuenta que esta película se estrenó a semanas de diferencia de “Amores perros” del director Alejandro González Iñárritu, y lo asombroso fue ver cómo en cartelera nacional se distribuía en los cines comerciales una película de drama como ésta, a la par del documental. Ver a la gente reír y disfrutar su documental le dio confianza para ahondar en este cine que tiene pocas oportunidades de estar en cartelera.

En el hoyo’ representa el paso del campo a lo urbano: la construcción del segundo piso del Periférico de la Ciudad de México. Siendo un metiche profesional, pide a los trabajadores bajar a una de las obras y cuando llegan al fondo, ofrece agua a los constructores, lo que le permitió ganarse su confianza.

El diálogo con los personajes parte desde la confianza. La cámara y el entrevistado es un punto difícil de resolver, por lo que Juan Carlos prefiere poner la cámara atrás, dejándola fuera de relevancia; así la gente se relaja y con la mesa puesta siempre tienes todo por ganar.

Su proceso es de grabar día a día y es él mismo quien por lo general agarra la cámara. Todas las noches revisa y comienza a diferenciar momentos que revelan al personaje, que para él siempre es lo más importante. En contraposición con la ficción, en la realidad muchas veces los personajes son capaces de revelar elementos sorpresa.

Juan Carlos lamenta que el documental sufra de prejuicios. Por lo general, el público sólo lo ve bajo alguna recomendación, pero reconoce que le corresponde comunicar una información que sea fundamental conocer.

Queda abierta la invitación para conocer su filmografía completada por las también reconocidas ‘Los que se quedan’, ‘De panzazo’ y ‘Carriere 250 metros’.

 

México está por verse…

El cineasta reconoce el trabajo realizado por documentalistas como Nicolás Echeverría, quienes en los años 60 y 70 lograron entrar hasta el corazón de las comunidades indígenas y cuya labor en ese momento fue el observar y analizar danzas y algunas de sus manifestaciones culturales. Sin embargo, afirma que es momento de que las mismas comunidades se manifiesten y se involucren en el desarrollo de estos documentales, dándoles cámaras para convertirlas en autoras de su propia historia. A Juan Carlos le parece que México tiene aún más que contar.

El arte, la música, manifestar el espíritu de la gente es lo que salva a las comunidades en el campo y en las ciudades: Hay que conocer la historia y las raíces, si no nos enraizamos, nos iremos.

 

Juan Carlos al día de hoy

El Festival Internacional de Cine Guanajuato, explorando los nuevos formatos en el séptimo arte, será el primer festival en producir contenidos originales en Realidad Virtual. Ello lo logrará invitando a Juan Carlos Rulfo junto a dos cineastas mexicanos reconocidos a nivel internacional: Roberto Fiesco y Carlos Hagerman; quienes participarán en el proyecto Ópera Orbis, que tiene como objetivo filmar las tres películas, cuyo diseño de hardware y desarrollo de software se entregará el próximo GIFF como videos en 360 grados.

 

 


Historias Populares
Historias Recientes

Instituto Cultural de León

Oficinas Generales
Edificio Juan N. Herrera s/n
Plaza Benedicto XVI, s/n
Zona Centro
León, Guanajuato, México.

E-mail: prensaicl@gmail.com
Teléfonos: (477) 716 4301 - (477) 716 4899