A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Only variable references should be returned by reference

Filename: core/Common.php

Line Number: 257

Marco Ornelas, al ritmo de la poesía

León, Guanajuato

Literatura

Marco Ornelas, al ritmo de la poesía

Por Karla Gasca/ Foto de José Prado   02/02/17

El poeta y ensayista Marco Antonio Hernández Ornelas, resultó ganador de los Premios de Literatura León 2017 en la categoría de poesía libre por su conjunto de poemas: ‘El insomne es un animal que blasfema’, donde el abandono y la orfandad toman un papel preponderante. Para Marco la poesía va de la mano de la música, otra de sus grandes pasiones. 

 

Marco Ornelas. Escritor. Fue seleccionado para la antología: Ocho voces de Guanajuato, publicada por la Universidad Iberoamericana, plantel León (2000). Becario del Instituto Estatal de la Cultura de Gto., en el área de literatura, jóvenes creadores (2001). La editorial Azafrán y Cinabrio publicó su libro de ensayos: El mito de Proteo (2008). Obtuvo Mención Honorífica en el concurso de Poesía libre León, Gto (2009). Asistió al taller de poesía Aprendiz de Brujo con el poeta Sergio Mondragón en (2010). En (2011), la editorial San Roque en conjunto con Los Otros libros, publicaron su libro de poesía: El concierto Reconciliatorio. En (2011) La editorial La Rana de Guanajuato, publicó su poemario: Variaciones (y dispersiones) de la voz alcanzando el tono. En (2013). La Universidad Iberoamericana, León, publicó uno de sus cuentos en la antología: Poquito porque es bendito. Obtuvo el primer lugar en el Torneo de poesía Guanajuato 2014 (Adversario en el cuadrilátero). Cuenta con 7 publicaciones: (tres antologías y 4 de su autoría). Ha colaborado para las revistas nacionales: Replicante, Periódico de poesía y Punto de partida en línea (UNAM). 

 

¿Por qué escribir (poesía)? ¿Por qué leer (poesía)?

     ¿Por qué no hacerlo? Esta pregunta que es reiterativa (y de tanto manoseo se ha vuelto cliché) en toda entrevista con referentes de literatura quizá se desprenda de esa deformación universitaria donde todo quehacer tiene que tener una justificación. Pareciera que sólo lo que se justifica tiene valor. No creo que así sea la lógica (o por lo menos no para mí). “La justificación” quizá también se deba a esa forma ubicua del mercantilismo exacerbado de la época en que vivimos, donde todo debe tener una función, donde todo debe estar completamente adecuado al engranaje (me acordé del libro de Sábato: Hombres y engranajes). Bien, por lo que a mi toca, podría darte no sólo una “justificación”, sino varias desde diferentes discursos antagonistas, es decir, podría negar o afirmar esa función (porque así actúa la razón humana y siempre encuentra “justificación” hasta para las peores bajezas). Sólo puedo decir que me acerqué a la poesía (a la lectura, a la escritura y al arte) a través de la música. No fui un niño prodigio que aprendió a leer a los 3 años de edad (como otrora sí lo hiciera la Décima musa). No, fui un lector bastante tardío (y lo confieso, me hubiera gustado hacerlo como muchos escritores: leer desde la infancia y perderme tardes enteras con Salgari y Verne). Pero no, comencé a leer hasta la preparatoria, cercano a los 16 años, y te decía, fue porque disfruto en demasía la música (y parafraseando a Nietzsche, concuerdo con él: la vida sin música sería un error). ¿Por qué escribo? Porque soy lector, y quizá esta sea una consecuencia inherente de lo primero: no se puede ser escritor sino se es antes un vicioso de la lectura. ¿Por qué escribir poesía? Por lo musical, te decía que me gusta mucho escuchar música (y tocarla, sé tocar la guitarra y el bajo) y una de las características de los poemas es el ritmo. La música es ritmo. Pienso que esta pregunta es cómo inquirirle a un fumador: ¿Por qué fumas? “Leer (y escribir) es un vicio una felicidad (Gabriel Zaid, dixit)”. Sí, así lo creo, y cada vez que alguien me hace está pregunta ratifico lo que dice Zaid: “Leer no sirve para nada (igual que escribir) es un vicio una felicidad”. Y visto así, los vicios no se justifican.

¿Qué aspectos de la vida te obsesionan?

     Por ahora creo que el abandono y la orfandad.

¿De dónde surgió el poemario 'El insomne es un animal que blasfema'?

     Este conjunto de poemas forma parte de un trabajo más extenso. Y precisamente su tema es la 'Orfandad y el abandono'. Quizá surgió de una reflexión que vengo haciendo de tiempo atrás sobre estos temas. Algunos de los poemas con los que gané los trabajé en el Seminario de Poesía Efraín Huerta (2016).

¿Qué opinión tienes de los certámenes literarios?

     “Que son como una rifa y casi nunca te toca el premio (Sic.)”. Creo que existen premios muy onerosos e importantes, pero cuando pienso que a Borges nunca le dieron el Nobel, para mí pierden toda su importancia. En particular, ¿qué opinión tengo sobre “Los premios de literatura León”? Que han ido tomando año con año más seriedad y quizá “prestigio”, antes se premiaba a la “Flor más bella del ejido (Sic.)”, sí, se premiaba el poema que elogiaba con más cursilería a la reina del municipio (juegos florales) y quién sabe quiénes eran los jueces. El premio, poco a poco ha ido tomando reconocimiento por llamarle de algún modo; si mal no recuerdo, en el pasado, sólo era para los que vivían en León, ahora es Estatal. El premio lo han ganado personas de otros municipios de Guanajuato. Es decir, ganar un premio literario no es sinónimo de calidad literaria (y no lo es, porque es imposible unificar los diferentes discursos poéticos o poéticas). Cómo negar que me resulta muy halagador haber ganado el premio de poesía que otorga mi ciudad y más, que los jurados hayan sido: José Javier Villarreal (Premio de Poesía Aguascalientes, 1987), Jorge Ortega (Premio I. de Poesía, Jaime Sabines, 2010) y Silvia Eugenia Castillero (Directora de la revista: “Luvina”, de la Universidad de Guadalajara”), poetas que he leído y respeto. Los premios tienen cierta importancia, pero los que nos dedicamos a esto por vicio; lo hacemos: con los premios, sin los premios o a pesar de los premios.

¿Perteneces algún taller literario?

     No, no pertenezco a ningún taller. En 2016, fui seleccionado para el “Seminario de poesía Efraín Huerta (del Fondo para las letras guanajuatenses)”, pero más que un taller fue un curso que impartió el editor de poesía José María Espinasa y ya finalizó.  

¿Qué recomendación le darías a un joven escritor?

     Lo desalentaría ―lo alejaría lo más posible de este vicio (Sic.)― tal cual lo hacía André Guide, porque este oficio es muy duro: no hay paga, no puedes vivir de él, hasta la sabiduría popular se burla del poeta, quién no se sabe aquel dicho que dice: “Tú que eres poeta y el aire las compones…” 

 


Historias Populares
Historias Recientes

Instituto Cultural de León

Oficinas Generales
Edificio Juan N. Herrera s/n
Plaza Benedicto XVI, s/n
Zona Centro
León, Guanajuato, México.

E-mail: prensaicl@gmail.com
Teléfonos: (477) 716 4301 - (477) 716 4899